Aceite de Oliva Virgen Extra

Del campo

a

la mesa

En el campo

Para obtener un producto de máxima calidad, es imprescindible cuidarlo desde su origen. Por eso, desde que en nuestros olivos brota la yema que se convertirá en aceituna, hasta que el fruto está sintetizando esta saludable grasa, realizamos un seguimiento constante de los árboles. 

 

A lo largo de la campaña, analizamos los parámetros físico-químicos, tanto de la hoja del olivo, como de los frutos, que van a incidir en la cantidad y, especialmente, calidad, del Aceite que de ellos obtendremos.

Llegado el momento de la recolección, observamos las zonas de la finca que presentan el fruto de mayor calidad, y es de aquí de donde obtenemos la aceituna que dará el Aceite Fresco que comercializaremos.

Del campo al molino

La recolección del fruto comienza de manera generalizada en nuestra zona a principios del mes de Diciembre, fecha en la que los agricultores observan que el rendimiento graso de la aceituna cruza el umbral de rentabilidad, pues el olivo continúa sintetizando aceite hasta entrado el invierno.
 

Nosotros, sin embargo, adelantamos un mes esta tarea, obteniendo una menor cantidad de aceite, pero garantizando que el que obtenemos es el primero que produce el árbol, el zumo de aceituna más verde y más fresco.
 

Así, a primeros de Noviembre, recogemos la aceituna directamente del árbol, de manera manual.

Una vez le quitamos las aceitunas a estos árboles, las llevamos de inmediato a un reconocido Molino en Castro del Río, a escasos 10 km de nuestro olivar de Espejo y 25 km del de Montilla.

De Aceituna a Aceite

Una vez hemos recogido suficiente aceituna para poder molturar, las mandamos de inmediato al Molino. En menos de una hora desde que salen de la finca, las aceitunas comienzan el proceso de molturación. 

En la Almazara, las aceitunas son recibidas por el Maestro de Molino e, inmediatamente, comienza su molturación, siempre en frío (a menos de 27℃), proporcionando la mínima energía que hará que las aceitunas extraigan su AOVE, minimizando cualquier alteración de las cualidades que hacen de este producto la grasa natural más saludable. 

Así, el mismo día de su recolección, tendremos el zumo de estas aceitunas listo para ser consumido. Un Aceite Fresco, 100% natural y con sus aromas y saludables características intactas.

Garbanzos

DIETA MEDITERRÁNEA EN UN GRANO

El Garbanzo

Esta legumbre, cultivada y consumida durante milenios en el Arco Mediterráneo y Oriente Medio, ha extendido su influencia culinaria por todo el planeta. Los garbanzos ocupan un lugar privilegiado en la cocina española, así como la italiana, griega, portuguesa y la india.

El garbanzo es un alimento:

- Saciante, muy recomendado para el control de peso; asimismo, gracias a su alto contenido en fibra, ayuda a regular el tránsito intestinal

- Recomendado para deportistas, por su alto contenido en proteínas, hierro, y su lenta asimilación

- Muy recomendado en dietas altas en sal. Gracias a su riqueza en potasio, el cual disminuye la presión arterial

- Que ayuda contra el cáncer. Gracias a su contenido en selenio. Este elemento es fundamental para la enzima del hígado que ayuda a desintoxicar algunos compuestos que causan cáncer. Asimismo disminuye la velocidad de crecimiento de los tumores

- Que disminuye los niveles del colesterol y controla la glucosa en sangre

Todo nuestro garbanzo procede íntegramente de nuestra producción familiar, y ha sido cultivado de acuerdo a las prácticas y técnicas tradicionales.

La variedad Blanco Lechoso

El garbanzo más grande y blanco de todos

Garbanzo característico del secano andaluz, el Blanco Lechoso es altamente apreciado por ser el de mayor tamaño, así como por su color claro, casi blanco, y su delicada esponjosidad.

Esta variedad es extremadamente delicada en su desarrollo, así como exigente en cuanto a tierra y medio, pero compensa con un grano que, para muchos, es el más sabroso de todos los garbanzos. 


En el corazón de la Campiña Sevillana, Écija, con sus "bujeos" fértiles y arcillosos, y su característico clima, nos ofrece el medio ideal para que esta variedad crezca con la naturalidad propia que su esencia exige.

El mejor para el tradicional cocido, ideal para guisos y ensaladas.

La variedad Pedrosillano

El garbanzo más pequeño de todos

De origen Salmantino, y altamente preciado en el Norte de España, traemos este pequeño garbanzo al corazón de la Campiña Andaluza. 
 

El cálido y seco clima Ecijano provoca en la planta un desarrollo muy particular, y así esta ternura y mantecosidad tan características.

De color tostado y piel muy fina, el Garbanzo Pedrosillano posee la agradable característica de ser el único en conservar perfectamente su forma y no despellejarse tras la cocción. Asimismo, dadas sus reducidas dimensiones, permite reducir los tiempos de cocción.

 

El mejor para platos de cocina árabe, ideal para potajes, guisos y ensaladas.